lunes, 26 de marzo de 2018

Salamanca y su Río Tormes


Hace unos días, el 22-23 de Marzo, nos dimos cuenta que una de las pesqueras que regulan el río entre los puentes Enrique Estevan y el Puente Romano, se había roto. Por este motivo el agua se lanza alegre por esos 30 m. de rotura a mayor velocidad y no se remansa en los lugares donde antes lo hacía y corría mas despacio. Por ello puede verse el fondo en muchos sitios, con bancales de arena y suciedad.





Ello también lleva consigo que las partes sin circulación de agua, se sequen y se llene todo de malos olores. Por eso esperamos que el organismo u organismos implicados, subsanen la rotura a la mayor brevedad.






Y También, es una idea, se podrían desecar las orillas y convertir toda esa zona en un lugar de esparcimiento para los salmantinos y visitantes que, sobre todo durante los veranos, aprovecharíamos para disfrutar y poder tomas un café a la orilla de nuestro río.
Acompaño algunas de mis fotos para ilustrar el tema.

domingo, 26 de noviembre de 2017

La Garganta ( Cáceres)





El pasado día 18 de este mes de Noviembre 2017, unos cuantos amigos sexagenarios y antiguos compañeros del colegio de hace 51 años, nos desplazamos hasta La Garganta, en Cáceres, pero muy cerquita de Béjar,  ya que uno de los compañeros que, aun viviendo en Béjar, tiene una casa en aquel pueblo. 
Ayuntamiento y centro de salud.


Bueno esto viene, porque desde que el pasado año 2016 celebramos el cincuentenario de salida del Colegio Calasanz de Salamanca, nos reunimos algunos con cierta frecuencia. Y este viaje surgió en la última comida en un restaurante de Salamanca. 
Santi dijo que que quería un compromiso firme de todos los que estábamos allí, para ir a su casa y que él se encargaba de la comida. Bueno, él y su esposa. Así que nos apuntamos todos, junto a nuestras esposas.

                            


Los de Madrid, excusaron su asistencia por incompatibilidad de horarios para el traslado.
Angel L., y esposa tampoco fueron por algún problema que se lo impidió.
Gracias a Santi y esposa por todas sus atenciones.
Guti aportó un jamón ibérico para chuparse los dedos ( bueno eso decían todos y todas, ya que yo soy vegetariano y no lo probé).
Leo y esposa (que residen en Alicante) un buen vino de Rioja, que nos sentó de maravilla.
José Luis y esposa (que habitan en Zamora) unos aceitados zamoranos
Manolo, puso el microbús.
Y yo me encargué de coordinar a todos, para que todo saliera bien.
Y el resto, las ganas de compartir. Esto era lo importante.
Así que salimos a las 10.30 h. de la mañana. No hacía falta madrugar. Y , además, teníamos que parar en Guijuelo para recoger a Guti y esposa, así como el jamón y el jamonero. Y ya aprovechamos a tomar un café.


Seguimos hacia Béjar, Baños de Montemayor y La Garganta. Allí nos esperaba Santiago que se subió junto a su esposa al microbús y nos llevaron al Corral de los Lobos.





 Una antigua construcción, un corral en el que entraban los lobos y no podían salir. Desde allí disfrutamos de unos paisajes otoñales del Valle del Ambroz 







y nos dimos un paseito, porque el tiempo con un sol radiante y un cielo azul nos permitió caminar unos minutos. Y desde allí se podía ver la Peña de Francia.




De nuevo al microbús y volvimos al pueblo. ¡ cómo estaba el pueblo !. Era la fiesta y no había un hueco ni para una bicicleta. El bus tuvo que marcharse hasta la hora de la vuelta.
Y en el pueblo, toda la gente de fiesta y con toros empujados por jóvenes, pero  con bolas en los cuernos para no dañar a nadie. La plaza, a rebosar, con puestos de venta. En un momento repartían pan y queso para todos. 





Los dulzaineros se aplicaban con ganas a sus instrumentos musicales. Los residentes y visitantes, bailaban, corrían, hablaban, gritaban. Era una algarabía de tal magnitud, que mis oidos "se sintieron acosados" jajaja.






Nos fuimos a comer, pero uno de los toros intentó entrar. Así que hubo que darles un plato entero de jamón, para que los que corrían los toros no perdieran energías y...sacaran al toro.
El cabrito guisado, la tortilla, el jamón el queso, el vino, mis huevos fritos con puntillas y el pan, sirvieron de medio para que nosotros recordáramos viejos tiempos. Sobre todo, los que estuvieron internos en el cole. Eso sí que eran historias!.









Después nos fuimos a una cafetería, en la que pudimos encontrar sitio para todos, porque estaba a tope, a seguir comentando experiencias. En un momento dado, me salí a dar un paseo para hacer unas fotos. Y a la vuelta, ¡ oh sorpresa! el sol comenzaba a esconderse. Me apoyé en una barandilla y allí disfruté de una puesta de sol magnífica. Yo solo, con frío pero emocionado.





Volvimos a la casa, recogimos las pertenencias, nos despedimos de los anfitriones

 y volvimos a casa, pasando por Béjar a dejar a Guti y esposa con su jamonero. Por cierto, vaya arte de cortar jamón que tuvieron Santi y Guti. Yo entiendo poco, pero decían que el corte había sido fenomenal. 
Enhorabuena !!!. 
La próxima, esperamos que sea en Febrero 2018. " ni uno menos pero sí alguno más"


miércoles, 1 de noviembre de 2017

Ruta 12 aldeas históricas de Portugal.01






Salimos dispuestos a disfrutar muy temprano. No eran las 7 de la mañana, aun de noche, cuando esperaba tranquilo y con un poquito de frío a que llegara el autobús. Me recogen unos minutos después y así evito ir a Salamanca y me ahorro unos 40 minutos.
Paramos a tomar café ya cerca de Guarda. Estaba cerrado el café y nos encaminamos a un polígono industrial, donde sí disfrutamos de un tiempo de café y churros. Bueno, ni que decir tiene, que al poco de comenzar el viaje y dentro del autocar, aparecieron los compañeros con las bolsas de churros recientitos y las botellas de varios tipos de aguardiente. Para mí, no eran horas. Los churros sobrantes, son los que luego tomamos con el café. Me dí un paseito por el polígono, las empresas se desperezaban y el sol también. volvimos al bus, ya camino de nuestra primera aldea: Penha García, 
en la que disfrutamos de sus empedradas calles adoquinadas, sus cuestas, su castillo.





El Castillo de Penha Garcia se cree que su edificación fue iniciada con D. Sancho I, y que fue donado por D. Afonso II a la Orden de Santiago sobre el año 1220. A partir del siglo XIX, esta edificación militar se fue degradando, y actualmente tan sólo restan algunos fragmentos de sus murallas bien conservadas. Este castillo está unido a una leyenda que cuenta el rapto de la hija del gobernador de Monsanto, D. Branca. El secuestrador que fue perseguido por el padre de la joven, quien al final acabó capturandolo, y fue condenado a pena de muerte; pero D. Branca hizo un llamamiento a favor del perdón del secuestrador, y la pena de muerte fue rebajada por una condena en la que se le amputó un brazo. Según cuenta la leyenda, el mutilado continúa vagando por las torres del castillo. Os puedo asegurar que yo no lo ví.








 De sus gentes no porque era temprano (para ellos las 9 de la mañana). La subida al castillo, a lo que queda del castillo, empinada y con escaleras. Desde arriba unas vistas grandiosas, incluso de un embalse CON AGUA (la sequía azota a la península ibérica).


 Descendimos del castillo y nos encaminamos a la ruta de los fósiles .







En ella encontramos unos lugares preciosos, llenos de encanto, con los edificios de los molinos, con tramos de madera, lugares para sentarse y descansar ( nosotros tambien a reponer fuerzas). Un paisano nos abrió el molino, la casa del molinero y un pequeño museo con los fósiles encontrados.









Continuamos la ruta que duró unas dos horas a través de naranjos, limoneros, pequeños arroyos, para llegar de nuevo al punto de partida.




 Subimos al bus y seguimos camino hasta Monsanto.







Un pueblo entre grandes rocas, digno de ser visitado, Toda la zona es granítica, pero esta aldea, especialmente. Algunos decidimos subir hasta el castillo y recorrer el precioso pueblo, mientras otros hicieron una ruta un poco mas larga, pero que acabaron también en el castillo.









patio del Castillo



Iglesia del castillo

Interior de laIglesia del castillo.




Y antes de subir al autobús para ir a  Idanha Nova, nos sentamos a disfrutar de una cervecita para reponer líquidos después de la ascensión y antes de comer.